• Corea del Sur realiza su primer despliegue táctico de F-35

    Corea del Sur realiza su primer despliegue táctico de F-350

    La Fuerza Aérea de Corea del Sur realizó despliegue táctico con 28 aviones de combate F-35A el 25 de marzo, un día después de que Corea del Norte probara un misil balístico intercontinental Hwasong-17. El Ministerio de Defensa de Seúl dijo el viernes que el ministro de Defensa, SuhWook, supervisó un entrenamiento en formación el viernes en una base aérea no especificada. En el ejercicio, las aeronaves militares totalmente armadas ruedan en formación cerrada justo antes del despegue, un método que se usa a menudo en emergencias que necesitan que despeguen muchas aeronaves a la vez. Suh estaba en el sitio supervisando y monitoreando el simulacro, cuyo objetivo era verificar la preparación militar de Corea del Sur a la luz de la reciente serie de provocaciones del Norte, incluido el lanzamiento de prueba de un nuevo misil balístico intercontinental el día anterior.El ejercicio marcó la primera demostración importante de poderío militar bajo la administración de Moon Jae-in. El entrenamiento marcó la primera gran movilización de los cazas furtivos después de que la Fuerza Aérea completara el despliegue de 40 F-35A en enero. El entrenamiento es parte de los esfuerzos para resaltar las capacidades de disuasión de Corea del Sur después de que Pyongyang probó lo que dice ser el misil balístico intercontinental Hwasong-17 el jueves en su 12ª demostración de fuerza conocida este año. Poco después del lanzamiento del misil, las fuerzas armadas de Corea del Sur también realizaron un ejercicio conjunto con fuego real que involucró misiles clave, como un misil tierra-tierra Hyunmoo-2 y dos misiles aire-tierra JDAM.. Imágenes RoKAF

    READ MORE
  • Nuevo piloto de F-35

    Nuevo piloto de F-350

    El 7 de junio de 2021, Monessa “Siren” Balzhiser tomó vuelo como piloto del F-35. El ex piloto de F-16 de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos se une a las filas de un grupo de élite de pilotos de F-35 que han allanado el camino antes que ella. Balzhiser fue seleccionada para volar el F-16 como piloto. Cuando se le preguntó a Balzhiser si estaba interesada en volar el F-35, inicialmente pensó que era una broma, pero una vez que la conmoción y el humor disminuyeron, inmediatamente aceptó asumir el desafío de volar el avión de combate de quinta generación más avanzado del mundo. “Me siento absolutamente honrada de volar el F-16 y el F-35, dos de los mejores aviones de combate que existen”, dijo. “Fue un poco impactante al principio, pero una vez que me tranquilicé, estaba asombrado, todavía estoy asombrada”. Balzhiser tomó su primer vuelo en el F-35 en la base de Luke, con su mentora e instructora de vuelo F-35, la teniente coronel Kristin “Madre” Hubbard, volando como su acompañante. Si bien el número de mujeres piloto de F-35 en la comunidad está creciendo constantemente, todavía existe la idea errónea de que los aviones de combate no son accesibles para las mujeres. Christine Mau, la primera mujer en volar el F-35 dijo una vez, “volar es el mejor igualador”. “El jet realmente no sabe si un piloto es hombre o mujer, no lo sabe. Solo espera que se desempeñe de la manera que necesita”, dijo Balzhiser. “Mucha gente no se da cuenta de que las mujeres están haciendo esto en la fuerza aérea; lo estamos haciendo en el mundo operativo de las comunidades de aviones de combate”. “Fue increíble y un poco surrealista”, dijo. “Si puedes imaginar todas las emociones que puedas pensar que sucedan en un lugar: nerviosismo al subir al avión, a la pura emoción de estar atado a uno de los aviones de combate más poderosos del mundo, al miedo a equivocarse, a una gran descarga de adrenalina, todo estaba incluido en mi pequeña cabina de vidrio “. Una de las mayores diferencias entre aprender a volar el F-35 y el F-16 es que el primer vuelo de un piloto en el F-35 es verdaderamente solo. En preparación para su primer vuelo, Balzhiser pasó las seis semanas anteriores con el 56º Escuadrón de Entrenamiento y el 61º Escuadrón de Cazas como parte de un Curso de Oficiales Superiores. La capacitación consistió en una rigurosa cantidad de pruebas académicas  para cada sistema en los escenarios del simulador F-35 y 12. Balzhiser y sus compañeros de clase no solo tenían que demostrar su capacidad para identificar y responder a cualquier tipo de situación que requiriera procedimientos de emergencia, sino también cómo manejar todas las capacidades de los sensores en el F-35. Todo el entrenamiento académico y de simulación finalmente culminó en un viaje de prueba en el simulador de un piloto de evaluación de escuadrón. Una vez que Balzhiser pasó su la prueba, fue autorizada para el despegue. “Mi pensamiento inicial una vez que despegué del suelo fue, en una palabra,” Whoa “. La transición más grande a la que todavía me estoy acostumbrando en el avión es lo inteligente que es el F-35: su capacidad para interactuar y difundir la información que está recopilando y luego mostrarla al piloto, requiere mucho enfoque y capacidad multitarea. Con mi experiencia en el F-16 y la cantidad de horas de vuelo que tenía, volar el F-35 fue algo natural. Es muy fácil volar “. ella dijo. Después de aterrizar, Balzhiser fue recibida por su familia, colegas y amigos. “Honestamente, no podría estar más feliz siendo piloto de combate y ahora pilotando el F-35. Es un sueño hecho realidad para mí”.

    READ MORE
  • Polonia compra 32 cazas F-35 para renovar fuerza aérea

    Polonia compra 32 cazas F-35 para renovar fuerza aérea0

    Polonia concluyó su programa de adquisición de cazas con la firma de una Carta de oferta y aceptación (LOA) para adquirir  32 aviones F-35A de despegue y aterrizaje convencional (CTOL) con entregas iniciales a partir de 2024. Con la selección del F-35A, Polonia se convierte en la decimocuarta nación y el décimo país de la OTAN en unirse al programa F-35 a través de un contrato por valor de 4.600 millones de dólares con lo que se reemplazaran los anticuados aviones militares soviéticos que opera. Polonia para su defensa aérea cuenta con aeronaves Lockheed Martin F-16 Block 50. “Esta compra cambiará definitivamente la imagen de las fuerzas armadas polacas  que pasará a contar con una fuerza capaz de garantizar nuestra seguridad y nuestra defensa a un nivel hasta ahora imposible para nuestras fuerzas armadas“, afirmó el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki. “Los fuertes lazos de cooperación militar y en materia de seguridad entre Polonia y Estados Unidos es algo que no sólo beneficia a la propia Polonia, sino que lo hace al conjunto de los países de la OTAN“, dijo por su parte la embajadora de los Estados Unidos en Varsovia, Georgette Mosbacher. Polonia está en el grupo de países de la OTAN que gastan al menos el 2% del Producto Interno Bruto (PIB) en defensa, el objetivo de gasto mínimo propuesto por la Alianza en su cumbre de 2015. De hecho, en 2017 Varsovia acordó aumentar el gasto militar gradualmente, para pasar del actual 2% al 2,5% del PIB en 2032. Cada F-35A, cuesta unos 76 millones de euros. Actualmente disponen de este modelo de avión las fuerzas aéreas de Estados Unidos, Australia, Reino Unido, Israel, Italia y Noruega. Mariusz Błaszczak, el jefe del ministerio de defensa polaco, firmó en febrero de 2019 el Plan de modernización técnica en el que se describe las prioridades de armas del país. ”Durante la presentación del plan, Błaszczak sugirió que la adquisición de 32 aviones de quinta generación era una prioridad”, Błaszczak y el presidente polaco Andrzej Duda visitaron en abril de 2019, la base de la fuerza aérea polaca en Varsovia, donde Duda enfatizó la necesidad de reemplazar los MiG-29 y los Su-22 de fabricación soviética. La fuerza aérea polaca debería operar el mejor caza del mundo, dijo Duda durante la visita. Błaszczak, por su parte, llamó al F-35 la “clave del éxito”. El diseño y los equipos electrónicos del F-35 hacen que sea difícil de rastrear por los  misiles avanzados tierra-aire, como los S-300 SAM de largo alcance que Rusia despliega en su enclave de Kaliningrado al norte de Polonia”. Comprar los F-35 rápido significa pasar por alto la competencia habitual. Los observadores esperaban que Boeing con su F/A-18E/F  y F-15, Saab con su Gripen y Eurofighter con el Typhoon más Lockheed con el F-35 y el F-16, compitieran por la licitación polaca. Si Polonia adquiere F-35, su flota de cazas probablemente se reducirá. A mediados de 2019, la fuerza aérea polaca opera 31 MiG-29, 18 Su-22 y 48 F-16. Los F-35 reemplazaran  a las 49 aeronaves de la era soviética.  

    READ MORE
  • Estados Unidos tiene su primera  piloto de avión de despegue y aterrizaje vertical

    Estados Unidos tiene su primera piloto de avión de despegue y aterrizaje vertical0

    La capitana Anneliese Satz ha hecho historia al completar el pasado mes de junio su programa de entrenamiento para convertirse en la primera mujer piloto de combate de F-35B del Cuerpo de Marines de Estados Unidos; en breve partirá para incorporarse al escuadrón de ataque 121 en Japón. En los últimos cuatro años, Satz, de 29 años, ha completado el adiestramiento previo al vuelo en Pensacola, Florida, primero el vuelo primario en Corpus Christi, Texas, donde aprendió a volar el T-6 Texan II, luego a Meridian, Mississippi, donde  voló el avión de entrenamiento de jet avanzado T-45C Goshawk. Después de completar sus entrenamientos iniciales, fue asignada al Escuadrón de Entrenamiento de Ataque de Marines 501, los “Warlords”, para entrenar en su avión de flota asignado: el F-35B Lightning II Joint Strike Fighter, el primer avión de sigilo STOVL supersónico del mundo. “En cada una de mis escuelas de entrenamiento hice lo mejor que pude“, dijo Satz, oriundo de Boise, Idaho. “Realmente creo que presentarse preparado y trabajar diligentemente son dos claves principales para el éxito“. Después de llegar a MCAS Beaufort en julio de 2018, tomó su primer vuelo en el F-35B en octubre de ese año. “El primer vuelo en un F-35 es solo“, dijo. “El programa de estudios te prepara a fondo para la primera vez que despegas y para cada vuelo después de eso, es una experiencia emocionante“. El logro de Satz se da 24 años después de que el Cuerpo de Marines tuviera a su primera mujer aviadora, aunque fue en 1943,  durante la Segunda Guerra Mundial cuando un grupo de mujeres pilotaron por primera vez aeronaves de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, formando el llamado Women Air Force Service Pilots, a pesar de que su función era muy diferente ya que solamente transportaban y probaban aviones o entrenaban a otros para liberar a los pilotos masculinos en las acciones de combate. En esta ocasión, Satz, pilotando su caza con capacidad de aterrizar de forma vertical, formará parte de los Caballeros Verdes, el escuadrón 121 de Ataques de los Guerreros Marinos con base en Japón y el primero en completar un despliegue con unidades F-35B a bordo de un barco de la Armada norteamericana. En un comunicado emitido por la piloto, agradeció a sus instructores, encargados de mantenimiento y todos quienes la enriquecieron con su experiencia en el programa de estudios que incluyó más de 300 horas de vuelo, “estoy increíblemente emocionada de llegar al VMFA-121 y espero con ansias la oportunidad de servir en las Fuerzas Marinas de la flota”, expresó. El F-35B que fue asignado a Satz alcanza una velocidad máxima de mil 200 millas por hora (1.6 veces la velocidad del sonido), tiene un radio de combate de 833 kilómetros y se estima que con el equipamiento integral puede llegar a costar unos 229 millones de dólares. Imágenes por:  Sgt. Ashley Phillips

    READ MORE
  • F-35B Lightning II, la versión de despegue vertical

    F-35B Lightning II, la versión de despegue vertical0

    La variante de despegue corto/aterrizaje vertical (STOVL) del F-35 es el F-35B, el primer avión supersónico STOVL de sigilo. Está diseñado para operar desde bases austeras y una gama de barcos con capacidad aérea cerca de las zonas de combate de primera línea. También puede despegar y aterrizar convencionalmente desde pistas más largas en las principales bases. El avión F-35B de la Infantería de Marina de los Estados Unidos alcanzó la capacidad operativa inicial (COI) el 31 de julio de 2015 y, a partir de enero de 2017, un escuadrón de F-35B tiene su sede permanente en el MCAS Iwakuni, Japón. La operación STOVL del F-35B es posible a través del sistema patentado de propulsión LiftFan® impulsado por un motor Rolls-Royce que puede girar 90 grados cuando está en modo de despegue corto/aterrizaje vertical. Debido a LiftFan®, la variante STOVL tiene un compartimiento de armas interno más pequeño y menos capacidad de combustible interna que el F-35A. Aunque puede ser reabastecido en vuelo.   Los aviones F-35B se han entregado a los marines norteamericanos y a Reino Unido. Los aviones STOVL de los Estados Unidos están estacionados en la primera base operativa del F-35B, en la Estación Aérea de la Infantería de Marina Yuma, Arizona , y en la Estación Aérea de la Infantería de Marina Beaufort, Carolina del Sur, donde se lleva a cabo el entrenamiento para volar el F-35B. Los primeros F-35B del Reino Unido están ubicados en el Escuadrón 17 de la RAF, estacionado momentáneamente en Edwards AFB, California, donde se realizan las pruebas operativas. La Fuerza Aérea italiana también operará el F-35B. La búsqueda para crear un avión de combate capaz de despegar y aterrizar en espacios confinados ha sido una búsqueda de décadas en ambos lados del Atlántico. Ya en 1954, Lockheed Martin estaba ocupado diseñando cazas experimentales de “ascenso vertical”, que pronto allanaron el camino para aviones de aterrizaje vertical como el británico Harrier. Pero, a diferencia del Harrier, el F-35B y su sistema de despegue corto y aterrizaje vertical (STOVL) ofrecen tanto aterrizaje vertical como velocidad supersónica de largo alcance en una unidad, creando un avión de combate sigiloso y veloz capaz de transportar armamento avanzado. Usando la energía generada por el motor único del F-35, un tubo de chorro giratorio capaz de girar 95 grados en 2,5 segundos redirige el empuje del motor hacia abajo, mientras que los ventiladores de elevación adicionales debajo de la cabina y las alas se combinan para producir 40,000 libras de empuje vertical. Respecto al pilotaje de la aeronave los pilotos de prueba señalarón: “Tenías que ser un pulpo para volar un Harrier“. En un F-35B, otro dijo: “Es como magia“. Apenas tres meses después de su primer aterrizaje vertical, un F-35B rompió la barrera del sonido, convirtiéndose en el primer avión STOVL en superar el Mach 1. Para octubre de 2011, un F-35B estaba realizando sus primeros aterrizajes verticales en el mar, descendiendo hacia la cubierta de un pequeño barco de asalto anfibio de la Infantería de Marina, estableciendo una serie de pruebas de armas en 2012.

    READ MORE
  • Australia recibe sus primeros F-35

    Australia recibe sus primeros F-350

    Los dos primeros aviones de combate F-35 de la Fuerza Aérea Australiana (Australian Air Force (RAAF), fueron entregados el 10 de diciembre, lo que marca el inicio de una nueva era para las capacidades de defensa de esa nación. “La llegada del primer avión F-35 que tendrá una base permanente en Australia es una ocasión histórica y estamos orgullosos de nuestro papel como pionero en diseño de quinta generación y fabricante de equipo original F-35“, dijo el Director Ejecutivo de Lockheed Martin Australia, Vince Di Pietro AM, CSC. “Felicitamos a la RAAF, al ADF ya todos nuestros socios de la industria australiana que han trabajado para que este logro sea una realidad“. Los proveedores australianos desempeñan un papel importante en el programa F-35 con más de 50 compañías australianas que contribuyen al programa global de registro de más de 3,000 aviones. Hasta la fecha, el programa F-35 ha asegurado más de 2,400 empleos altamente calificados y ha generado más de $ 1.3 mil millones de dólares en contratos para la industria australiana. “Volados por pilotos australianos, mantenidos por personal de mantenimiento australiano y que contienen muchos componentes avanzados de la mejor calidad hechos aquí en Australia, todos los australianos tienen razones para estar orgullosos de este logro”, dijo Di Pietro. “Australia desempeña un papel importante en el programa con un conjunto de tecnología industrial local y know-how detrás de los cientos de F-35 que vuelan hoy, así como los miles de F-35 que se producirán en el futuro“. Lockheed Martin está trabajando en asociación con la Fuerza de Defensa Australiana y la industria local para brindar apoyo de sostenimiento y aprovechar todo el potencial del F-35 como un multiplicador de fuerza integrado durante las próximas décadas. Australia se ha comprometido a incorporar 72 F-35A, que serán piloteados por pilotos australianos y mantenidos por un equipo conjunto de personal de mantenimiento australiano y socios de la industria, entre ellos Lockheed Martin Australia. Australia ha recibido 10 aviones hasta la fecha, el resto de los cuales están estacionados en la Base de la Fuerza Aérea Luke en Arizona, donde forman parte de las operaciones de entrenamiento cooperativo internacional F-35. Con la operación de los F-35 en la base de RAAF Williamtown, los F-35 ahora operan desde 16 bases en todo el mundo. Más de 340 F-35 operan hoy, más de 700 pilotos y 6.500 personas de mantenimiento han sido entrenados y la flota de F-35 ha superado más de 170,000 horas de vuelo acumuladas. La Fuerza de Defensa de Australia (ADF) se enorgulleció de mostrar los dos primeros aviones de combate de ataque conjunto F35A de la Royal Australian Air Force Fleet. Los pilotos y el personal de mantenimiento de la Real Fuerza Aérea Australiana están integrados en las unidades de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y se asocian con Lockheed Martin en preparación para la introducción de la primera capacidad de combate aéreo de quinta generación de Australia. El F-35A Joint Strike Fighter es un caza furtivo multiusos de quinta generación más avanzado y asequible para satisfacer la necesidad de Australia de vencer las amenazas emergentes en el futuro. El F-35A es verdaderamente de próxima generación debido a su capacidad de ocultación, sensores avanzados, fusión de datos y su capacidad para compartir información con otros aviones, unidades del Ejército y barcos de la Marina. El gobierno australiano ha aprobado la compra de 72 aviones F-35A para reemplazar los cazas F/A18A/B. El avión F-35A será operado por el Escuadrón Número 3 de la Fuerza Aérea, que forma parte del Grupo de Combate Aéreo en RAAF Base Williamtown. Actualmente, diez naciones están volando F-35, y con la llegada, Australia se convierte en la séptima nación con aviones F-35 basados localmente, uniéndose a Estados Unidos, Reino Unido, Italia, Noruega, Israel y Japón. Imagenes: Commonwealth of Australia, Department of Defence

    READ MORE